Colecciono Libretas y Cuadernos

Coleccionismo y uso de libretas, cuadernos, diarios, álbumes de fotos o recortes, etc. Se juntan dos mundos, el de las agendas y el de la artesanía.
Mensaje
Autor
Avatar de Usuario
jfuste
Administrador del Sitio
Mensajes: 140
Registrado: 15 Mar 2017 20:59

Colecciono Libretas y Cuadernos

#1 Mensaje por jfuste » 16 Mar 2017 20:55

Existen muchas colecciones que consisten en objetos que son pura decoración, es decir, son inútiles en sí mismos, o mejor dicho, no se utilizan como utensilio, herramienta, etc. Es el caso, pongamos como ejemplo, las placas de cava. Una vez se han desprendido de su soporte (el tapón de corcho), no tienen otra utilidad que la de formar parte de un álbum.

Hoy quiero hablar de una de mis colecciones "siderales". Sideral no por el término espacial, sino como derivación spanglish de "side", o si lo preferís, como colección "lateral". Cosas mías. Lo cierto es que llevo años acumulando libretas de diverso tipo y tamaño. El objetivo inicial es o era, por supuesto, utilizarlas. Escribir es una de mis tantas pasiones y nada mejor que el papel para ello. Una libreta, un cuaderno, un bloc de notas, es mucho más agradable que el tacto de una pantalla o de un teclado. Al menos para mí. Dadme papel y lápiz y seré feliz.

Bien, pues con el paso de los años y sin forma ordenada, me encuentro con un buen montón de ellas: con espiral, con lomo encuadernado, tapas blandas y duras, cuadernos, blocs, libretas, papel blanco, cuadriculado, a rayas. Vamos, todas las posibilidades digamos. Y me encuentro con el "dilema". ¿Las uso o las conservo? Es lo mismo que sucede con mi "colección" de lápices. Crece, con distintos elementos y calidades, pero los uso al fin y al cabo. Siempre hay ejemplares "por estrenar", eso sí. Esto está pasando con las libretas. Cuando necesito una, la compro, y me encuentro con una más en el montón... no puedo hacer nada al respecto.

Entre tanto papel hay excepciones, por supuesto. Libretas como la serie Moleskine o las PaperBlanks no pueden usarse para cualquier garabato o para anotar la lista de la compra. ¡Eso sería una herejía! :D Esas hay que usarlas para algún fin concreto, digo yo. Por no hablar de esas libretas con cubiertas de piel auténtica, papel reciclado hecho "a mano", atado y cosido para obtener un conjunto propio de otras épocas. Esas, si se usan, tienen que ser para un diario (lo que ahora se llama o deriva en un "scrapbook") con todas las de la ley. Ahí si que es un pecado anotar un teléfono o un recado para alguien que está ausente.

No se si son manías mías, tal como digo, no escribiría según que cosas en un bloc de notas "de periodista", ni tampoco en un cuaderno de dibujo. Cada mensaje escrito o dibujado tiene su medio y su instrumento ideal. Será por eso que muchas de estas libretas están almacenadas, viendo pasar el tiempo lentamente. Y de ahí se hayan convertido en curiosos collectibles.

Y qué decir de esas agendas que nunca se han utilizado. Hay muchas teorías al respecto de qué hacer con ellas. Las agendas de años pasados, muchas de las cuales permanecen intactas (más hoy en día con tanto Smartphone y tanta aplicación informática para el control del tiempo), son como objetos que se resisten a desaparecer y sin embargo no las usamos. La ves ahí en un cajón o un estante y te preguntas por qué sigues conservándola. Sin duda hay modelos de agenda que vale la pena guardar, ya sea por su diseño, su contenido (aforismos, mapas, información al fin y al cabo). Otras no dejan de ser papel encuadernado que está ahí sin uso alguno. Esas últimas son perfectas para sustituir a los coloridos "post-it", toda vez que no tengan adhesivo en el dorso. Una agenda antigua y sin ningún valor decorativo o de otra clase es ideal para llevarla encima, tenerla en el coche o al lado del teléfono fijo (¿alguien sigue teniendo teléfono fijo en casa?). Si es necesario tomar un recado, dejar una nota, escribir la lista de la compra, cualquier cosa, ¿por qué no aprovechar esas agendas y ahorrar un dinero en blocs de papel expresos para dicho cometido? Al fin y al cabo se trata de papel. Aunque esté rayado y con una fecha, una hoja de agenda, cualquiera que sea su tamaño, es válida para esos mensajes rápidos o listas que más tarde serán desechadas. Poco a poco la agenda irá mermando su tamaño hasta quedar sólo sus cubiertas. Hasta éstas pueden reciclarse en uno de sus lados en la mayoría de los casos. Puede parecer curioso que alguien que colecciona casi de todo quiera deshacerse de una agenda. Hay límites en lo que es o no coleccionable, un límite subjetivo, por supuesto. Y a partir de ahí un objeto obsoleto o desechable sigue teniendo algo que ofrecer antes de desaparecer.

En otra ocasión puedo abordar el tema de cuántos y tantos objetos pasan a ser parte del trastero, de ese montón de cosas que no se tiran "por si acaso", "porque algún día pueden ser útiles". En la justa frontera del Diógenes puro, es una cuestión que da mucho de sí.

Adjuntos

moleskine-classic-large-squared-notebook-5-x-8.25-mbl15-1.jpg
Imagen

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado