Clasificando

¿Por color o por forma?

Posted by Joan Fusté on 18 Jun 2018

LEGO Sorting

Lo primero que debo decir acerca de este tema es que me centraré en piezas y no en sets, ni cajas, ni manuales, sólo piezas. La ordenación de sets y demás no tiene mucho misterio, sólo necesita un buen espacio y protección (si se trata de almacenar sets sellados y nuevos). Los manuales y otro material impreso se pueden ordenar en carpetas, etc.

Por tanto, hablemos de piezas.

En el principio de los tiempos, apenas unas cuantas piezas, recuperadas de sets olvidados en un armario, sólo ocupaban una bolsa de plástico, o un par de cajas de zapatos. Pero cuando empieza la fiebre, o mejor, la costumbre de ampliar inventario, la cosa cambia. La ampliación se explica cuando quieres montar un modelo que has visto por ahí y te faltan piezas. "Siempre faltan piezas". Esa podría ser una frase para grabar a fuego en cualquier lugar donde LEGO tenga presencia.

Se impone ordenar y clasificar, cuando menos de una manera tosca, digamos que figuras por un lado, ladrillos "grandes" por otro, y las piezas más pequeñitas por otro. Un par de cajas de plástico con divisiones pueden ser suficientes. De las cajas se pasa a los maletines, ¿o es al revés? El número de piezas crece... Y si te pones a montar un modelo grande, con más de 1.000 piezas, incluso dedicas un maletín o algo similar sólo para poder tener las piezas en orden durante el montaje. Ese fue y sigue siendo el caso de la motocicleta de Kaneda en Akira, de los Arvo Bro. Un maletín con varios cajones para poder separar el montón de piezas que la forman. O también el caso de los Spinner de Blade Runner hechos por Ichiban Toys. Unos cajoncitos para poder tener todas las piezas separadas por tipo y así montar varios spinners a la vez con facilidad.

Cuando llega el punto crítico (es decir, las cajas y maletines ya estorban por todos lados) hay que hacer un cambio radical. Muebles dedicados. Y siguiendo el ejemplo de otros, opté por los ALEX de IKEA, cajoneras de buen tamaño y con 6 cajones cada una, con ruedas. Tres unidades, a precio de derribo (suerte que tiene uno), forman el núcleo principal de mi almacenaje al detalle. Dos de ellas montadas en torre. Cada cajón se dedica a una parte de mis intereses. En principio, ordenar las piezas "grises" (para hacer castillos, etc.). Con bandejas plásticas de IKEA empecé a separarlas... y muy rápidamente se quedaron justas para poder separar y separar... Un buen reciclaje de cajas de cartón de cápsulas de café e infusiones me permitieron dividir los cajones en muchas más celdas distintas. Algunas bandejas alimentarias (las típicas que se encuentran en los bazares chinos) completan los cajones. Y cualquier otra caja... sea de cereales, de zapatos, de relojes, de móvil... cualquier caja con una altura adecuada o posiblemente adaptada, puede encajar bien y permitir una división más. El cutter y la cinta adhesiva se convierten en herramientas imprescindibles.

Esas cajoneras están complementadas con tres enormes cajones pensados en su día para floppies (si, los diskettes de los 80-90). Con capacidad para unos 2.000 floppies ahora mismo están llenos de contenedores plásticos alimentarios que acogen unos cuantos miles de bricks de colores básicos. Pero las piezas siguen creciendo en número...

Este mismo año (o semana!) otro mueble IKEA se incorpora. Una estantería KALAX de 2x2 tuneada para no tener divisiones verticales. De este modo pueden colocarse 24 cajas GLIS (caja plástica muy simple, con divisiones y tapa) que serán la base para las piezas Technic. Encima de la misma, dos cajoneras de plástico (el esterilite que siempre mencionan en USA) con cuatro enormes cajones de 40x40 cm cada una. Y ya están casi llenas... después de lavar decenas de kg. de piezas. Encima de las mismas, sin abusar, algunos pequeños sets, que no pesan, y cajitas minúsculas con divisiones. Estas algún día tendrán las piezas más pequeñas y raras que van llegando. Si la pieza tiene muchas "compañeras", va a otro departamento.

Y no me deshago de bolsas y más bolsas de plástico con miles de piezas de un color, a la espera de poder ser catalogadas y separar las piezas pequeñas, las que pertenecen a los cajones "de castillos", a pesar de su color, o a la sección Technics. Ahí hay trabajo para meses. Como leí en alguna parte, y no sin razón, los aficionados a LEGO adultos nos pasamos el 98% del tiempo ordenando y el 2% montando algo. Será que sí.

Una de las cajoneras ALEX está medio vacía, a la espera de reorganizar algunos lotes de bases, etc. Mientras, ahí están las minifigs, con decenas de complementos, muchos torsos y piernas, medias figuras que esperan ser completadas, piezas como plantas, cofres, ruedas de carro, dados... un buen número de piezas de colores no muy frecuentes y piezas impresas... Se impone ordenar y separar por objetos, tarea pendiente.

¿Y eso es todo? No no... faltan un par de cajas de ruedas de todo tipo, una super caja con piezas Bionicle que quizás haya que revisar y recuperar, los sets nuevos por abrir, manuales de instrucciones... seguro que algo me dejo.

No acierto a imaginar lo que es el inventario y organización de una tienda en Bricklink. Normalmente son almacenes con 500.000 piezas o más, así que organizarse para no perderse entre tanto plástico tiene que ser divertido. Mientras no me decida a abrir una en serio, tengo que seguir ordenando en la medida de lo posible. El espacio es un problema. Mantener una colección es una cosa, pero un inventario es otra película bien diferente. Exige un sistema de ordenación mucho más elaborado, separado y etiquetado. Quizás el garage sea la solución... cuando éste llegue al estado de "disponible", porque ahora está realmente ocupado con otras cosas.

En definitiva. Si acumulas mucho LEGO, sobretodo piezas, tienes un problema contínuo. Ordenar, separar, catalogar y almacenar. Aunque tengas la oportunidad de empezar de cero con un espacio grande (un sótano, garage, una habitación, etc.), por más que planifiques un sistema con cajones, armarios, etc. llegará un momento en que todo estará lleno, o te faltarán divisiones, habrá bolsas o contenedores de piezas pendientes de procesar, cualquier cosa. Como en otros temas de coleccionismo creo que esa situación es constante, y que una de las satisfacciones es precisamente "el proceso", puesto que la meta final... ¿cuál es? ¿La hay? Personalmente no me he fijado un objetivo en términos de cantidades, o de sets, o de nada. Tengo lo que tengo y si hay algún set que me interese, lo incorporaré a mi colección, o si alguna pieza se me queda corta, o no la tengo, compraré unas cuantas para aumentar el inventario. No hay una cifra ideal... Con cerca de 200.000 piezas hay cosas que no puedo hacer... simplemente porque esas pocas piezas que necesito para un caso concreto, ¡no las tengo! Así que el camino es lo divertido, no el destino final.