LEGO

Bricks are everywhere

Posted by Joan Fusté on 29 May 2018

LEGO

Coleccionar LEGO es volver a la infancia. LEGO es para los niños. LEGO es un juguete de construcción.

Todo lo anterior es cierto, pero incompleto. Y eso lo dice un AFOL, un Adulto aFicionado a LEGO (Adult Fan Of LEGO). Se supone que un AFOL lo es cuando ha dejado atrás la Edad Oscura (Dark Ages) tras haber disfrutado de LEGO en su niñez. Es el retorno a la infancia por medio del juguete de construcción más famoso de todos los tiempos.

Discrepo. Y lo hago porque yo nunca tuve LEGO de pequeño. Por precio, por cualquier motivo, no jugué nunca con LEGO. A lo sumo con un par de sets de EXIN Castillos -geniales- y un mini set TENTE (el "LEGO" versión española). Así que nunca entré en la Edad Oscura, porque siempre estuve en ella.

No hace muchos años, a través de mis otras aficiones, recuperé las ganas de construir cosas. Un spinner de Blade Runner, una moto de Akira, un Halcón Milenario... Varias piezas me llevaron a empezar a investigar y ver qué había en el mercado de los bloques de construcción. Y lo que encontré fue fantabuloso (bonito palabro).

Abreviando, empecé a coleccionar algunos sets, más que nada Halcones Milenarios, para aumentar mi colección de Halcones... Los tengo de gran tamaño, como el de Hasbro de hace una o dos décadas, o minúsculos, como los modelos de Revel de sobremesa, llaveros, etc. Así que uno de LEGO era un buen objetivo. Pero resulta que no hay uno, ni dos, ni tres... El Halcón Milenario, en todos los tamaños imaginables, es uno de los sets estrella de la temática Star Wars en LEGO. Desde apenas unas pocas piezas, en diseño minimalista, hasta monstruos de más de 8.000 piezas, auténticas inversiones para el futuro. ¡Bien! Más tarde pensé que si el UCS era carísimo como set, igual se podía conseguir de segunda mano, o a piezas... y en ello estoy desde hace años. El mercado secundario, léase Bricklink, es el paraíso de los compradores de piezas sueltas (y sets, y cajas, y de todo). Gracias a él y a su ahora, al fin, potente interface, es posible localizar un set, su inventario, y buscar en las más de 8.000 tiendas que contiene, optimizando el número de pedidos necesarios para completar un set o una lista de piezas deseadas, nuevas o usadas. Excelente. Gracias a este portal pude remontar un set creado por Ichiban Toys, el spinner de Blade Runner. 10 unidades del mismo por un 20-30% menos de su coste.

Y entrando al trapo en los foros de LEGO españoles, a pesar de todo, localicé a personajes y personas con mucha calidad, como Arvo Brothers, creadores de auténticas maravillas, como la moto de Kaneda (Akira), sus dos modelos de Alien, etc. Al adquirir el manual de montaje de la moto de Kaneda empecé otra gran aventura. Localizar todo el material necesario en Bricklink. Han sido necesarios más de dos años... ya que utiliza algunas piezas realmente difíciles de conseguir. Ahora falta retomar la tarea de montaje y terminarla. Y pasar al siguiente reto, uno de sus dos Alien. O a otras cosas...

La red está llena de MOC (montajes de creación propia) que merecen la pena. Desde modelos estáticos como los mencionados, hasta modelos dirigidos por control remoto (como el Humvee o Hammer 1 militar, una bestia con más de 6 motores - creo que 8, con movimiento total y disparo de misiles), hay de todo. Modelos de bolsillo, o montajes que ocupan habitaciones enteras.

Si uno deja aparte los sets oficiales y se adentra en el mundo de las piezas para montajes diversos, hay un inicio, pero no un final. Encuentro a quienes 1.000 o 2.000 piezas les parece un lote masivo de LEGO. Hoy, mientras escribo ésto, hay un paquete de 14Kg que se dirige hacia mi casa. Con él serán ya mas de 70Kg de piezas recibidas en algo más de un mes. La suma puede que llegue a las 50.000 piezas, quizás más. El total acumulado con lo que ya tenía se acerca a las 200.000 piezas. Y lo peor, es que para montar un simple tablero de ajedrez de 8x8... ¡me faltan piezas! Siempre faltan...

Por tanto, coleccionar piezas es una cosa, e inventariar piezas para montajes, otra. Hay decenas de piezas que no se usan casi nunca, o nunca, mientras que otras, escasean y no están ahí cuando se las necesita. Así que a pesar de nutrirme de lotes a granel para mi inventario, necesito hacer algunas correcciones en el mismo en forma de pedidos puntuales. 100 bricks de 1x1 en color negro, 200 bricks modificados con gancho, lo que sea.

El cúmulo de piezas provoca un problema evidente. La falta de espacio. Y no hablo de no disponer de cajones, cajas, estantes... si no de espacio físico para poder poner esos elementos. Tengo que hacer auténticos equilibrios y acrobacias para que las piezas no se coman todo el espacio vital del que dispongo. No es mucho, así que hay que optimizarlo al máximo. Podría escribir sobre los métodos de ordenación que me han influído y los que finalmente he adoptado, por el momento. Lo haré en otro post.

Mientras tanto, coleccionar piezas de LEGO, sin más, me parecía de locos cuando lo escuché en un video años atrás. Ahora empiezo a valorar que la simple tarea de localizar, limpiar, clasificar y ordenar correctamente cada pieza es una actividad en sí misma, y gratificante. Máxime cuando sustituye a uno de los peores vicios que se puedan tener: el tabaquismo. Manos ocupadas, mente ocupada, y es mucho más sencillo abandonar un hábito pernicioso por otro más sano.

Para discusiones sobre LEGO existe un grupo en Telegram:
LEGO World Group for AFOL's