El Método "Tetris"

Downsizing your collection

Posted by Joan Fusté on 8 February 2018

El Método Tetris

¿Quién no conoce el juego más popular de las últimas décadas? Si, Tetris, el clásico juego de completar líneas a base de combinar y rotar piezas que van descendiendo por la pantalla. Ni más ni menos.

Pero, ¿qué es eso del "método Tetris"? Hablamos de coleccionismo, así que voy a introducir un poco el tema antes de explicarlo. Todo aquel que colecciona sufre de un prlblema común, la falta de espacio. Y eso es inherente a nuestra capacidad por acumular y acumular. Por más que intentemos no quedarnos sin él, el espacio desaparece. Poco a poco o muy rápidamente, todo dependerá del tamaño de nuestras posesiones. Sea como sea, siempre llegaremos a un punto en el que surge la pregunta: "-¿Y esto dónde lo pongo yo ahora?". Donde antes había un estante con un par de libros ahora hay dos filas repletas de libros apiñados, donde antes había un espléndido póster en medio de la pared ahora hay una docena que se tocan unos a otros, donde antes exponíamos unas cuantas medallas ahora hay un montón de estuches apilados. Cualquier temática adolece del mismo problema. Apenas una se libra: las colecciones digitales. y aún ellas ocupan un espacio físico en un disco duro, CD, y otros soportes magnéticos.

Apegarse a los objetos es parte de la idiosincrasia del coleccionista. Y esto puede acarrearnos varias consecuencias. La más leve, la falta de espacio como decía, la más grave, un síndrome de Diógenes con los peligros que entraña, que no son pocos. Así pues lo primero es evitar esa acumulación obsesiva compulsiva que todos llevamos dentro en menor o mayor medida. Desapegarse un tanto de los objetos y no obsesionarse con ellos sería la premisa inicial. ¿Tan importante es para nuestra vida ese busto de Bruce Lee o esa revista de Playboy que no podemos apartarla de nuestra vista? No debe serlo. No debería serlo. Los objetos tienen que ser queridos sin que ese amor por ellos sea enfermizo. Cuesta hablar de ello cuando uno mismo lleva coleccionando toda una vida, pero la realidad se impone.

A algunos objetos les damos el estatus de "intocables" y más que disfrutarlos los sufrimos en silencio. Que nadie ose abrir ese comic, que nadie abra la caja de esa figura. Bien, hay coleccionistas así y otros que quieren tocarlo todo, usarlo, gozar con ello. Son dos formas de verlo. La primera nos lleva al problema descrito, la segunda tal vez no tanto. El uso estropea y echa a perder las cosas, lo cual lleva a su eventual destrucción.

 El "método Tetris" al rescate

El método consiste en eliminar líneas, de forma literal. Como en el juego. Imaginemos que hay una serie de líneas (de colección) que hay que destruir, liberando el espacio que ocupan para que puedan entrar otras nueva. ¡Zas! Liberado. Ya tenemos espacio para nuevas aportaciones. En el juego esa eliminación es indiscriminada, basta con combinar piezas y cuando hay una línea completa ésta desaparece y punto. A posteriori aparecieron, y siguen apareciendo, muchas variantes del juego. Bombas, prisioneros, frutas, etc. se convirtieron en objetivos a conseguir para avanzar en el juego. Aplicando este simple concepto al coleccionismo el método propone eliminar líneas de colección que ya no sean interesantes para nosotros. ¿Es eos posible? Claro que si. Cambios de intereses, evolución, la edad, lo que sea, hace que los temas que nos podían interesar hace un año, o cinco o veinte ahora sólo ocupan espacio vital. ¡Esas son las líneas que hay que eliminar! ¡Sin remordimientos!

¿Cómo?

Es obvio, eliminar una línea consiste en hacer desaparecer una serie de objetos de su lugar actual. Para ello hay diversas opciones:

Destrucción. O sea, el contenedor de la basura. Drástico pero efectivo. Indicado para material que esté ya en mal estado o que sea tan poco aprovechable para nadie que su único destino posible sea la planta de reciclaje. Trueque. Hay un mundo de coleccionistas. Quizás eso que ahora ya no te interesa tanto sea del interés de otro coleccionista. Inténtalo. Nunca se sabe el beneficio real que puedes obtener. Eso sí, no recuperarás espacio, quizás incluso necesites más. Venta. Sería la mejor de todas. Vender, toda vez que sea a bajo precio, recuperará parte del espacio que necesitas y además aportará fondos para nuevas adquisiciones. Si vendes a precio de mercado puede que obtengas beneficios adicionales.

¿Obviedades? Ya lo dije antes, sí. Es cuando se escribe y se lee sobre ello que uno se da cuenta de lo que hay que hacer. Y hacerlo es el primer paso para una liberación tanto espacial como mental. "-Con lo que me costó conseguir esas botas de Cantoná....". Que sí, te costó mucho, pero ahora tienes dinero fresco y espacio para unas nuevas botas, las que sean.

Recuerda, juega al Tetris con tus colecciones. Con el tiempo el proceso irá acelerándose cada vez más. Y llegarás a poder aplicar la mítica frase: "Mierdas, las justas".